¡O Patria Mia!

¡O patria mía!

¡O patria mía! 

¿Hasta cuándo dejarán 

Tus ciudadanos de lamentarse?

 

¿Cuando será el secar del rio que fluye ensangrentado? 

 

¿Llegará ese día donde el lamento se convierta en danza y las lágrimas saladas en sonrisas embelesadas? 

 

Dulce son tus tierras

Humilde la historia de tu gente

Que fue hurtada sin misericordia alguna 

En lo oscuro de la noche mientras que en la claridad del día solían pretender amistad 

 

¡O patria mía!

¡O patria mía!

 

A lo lejos hiere el engaño 

De tus gobernantes

 

A lo lejos siento el despreció de tus hermanos primer mundialistas

 

¿Llegará La Paz como una tia que llega de sorpresa en Navidad? 

¿Llegará la justicia indeleble?

¿Llegará la ecuanimidad para tus barrios y caseríos? 

 

¡O patria mía!

¡O patria mía!

 

Pesan las accionen más que las palabras

Duele la discrepancia entre tus poetas 

Hiere el oprobio de tus dirigentes

 

¡Basta ya! 

¡Es suficiente! 

 

¡O patria mía!

¡O patria mía! 

 

Escrito por

Gustavo Adolfo Guerrero